SOBRE ANTONIO FUENTES · TEXTOS · ÁNGEL VÁZQUEZ

ANTONIO FUENTES POR ÁNGEL VÁZQUEZ

Esta tarde a las 6,30 y bajo el patrocinio de Su Excelencia el Gobernador, se celebrará en la Librería Ibn Battuta, calle Libertad (frente a la Biblioteca Americana), la ianuguración de la exposición del gran pintor tangerino Antonio Fuentes.

Dada la importancia del acontecimiento, hemos pedido a otro tangerino, el novelista Angel Vázquez, Premio Planeta 1962, las líneas de presentación que a continuación publicamos.

Antonio Fuentes

En el “Hotel Fuentes”, un 8 de octubre de 1905, nace Antonio Fuentes. ¡59 años en el Zoco Chico!

En el mismo Hotel donde Camille Saint-Saëns compuso su “Danza Macabra”

En el mismo Zoco Chico que viera desfilar al Kayser Guillermo II, a Oscar Wilde, a Alejandro Dumas…

En el mismo Zoco Chico que pintaran Delacroix, Fortuny, Tapiró, Van Rysselberghe, Iturrino, Matisse…

De niño ya pinta en las mesas de mármol del café. A los trece años hace caricaturas para “El Heraldo de Marruecos”. A los catroce ilustraciones para “ La Esfera “ y el “ Nuevo Mundo”.

Sin saberlo, se está convirtiendo en nuestro Touluse-Lautrec local. Pinta el mundo que lo reodea y lo pinta deformándolo irónicamente.

Redcién terminado su servicio militar se escapa a París. Al Montparnasse de 1929. De sol a sol pinta en “ La Grande Chaumière”. “La Grande Chaumière” es un inmenso y destartalado estudio con estufas y bohemios por donde han pasado todos los grandes nombres de la pintura contemporánea. Allí conoce a Vlaminck y Kisling.

A Fuentes le da por dibujar al pincel y es así como cosigue una fuerza y una seguridad enormes en el apunte. Es así como se convierte en un gran dibujante.

Para ganarse la vida hace caricaturas en “La Semaine de Paris”. Gracias a estas caricaturas conoce a cuantas figuras españolas aparecen por París: Manuel de Falla, Encarnación López ”La Argentinita”, Vicente Escudero, Andrés Segovia…

Por las noches se reúne en los cafés con otros jóvenes pintores españoles. Entre ellos: Souto, Pelayo, Borges…

Por aquellos años admira enloquecidamente a Rembrandt. Cree que toda la nueva pintura ha de arrancar de “ El buey desollado”, de Rembrandt. De ahí que entre los “ nuevos” sus preferencias se inclinen hacia Soutine.

En 1930 es admitido en “ La Nationale des Beaux Arts” de París. Y más tarde expone en la “ Salle d’art Castelucho”. En una colectgiva figura junto a Vlaminck y Kisling. En la galería de los Castelucho conoce a Picasso.

En 1935 se marcha a Roma. En Roma hace un apunte al natural de S.M. don Alfonso XIII. Apunte que le dedica luego el propio don Alfonso y que Antonio Fuentes conseva entre sus recuerdos.

Años después expone también en la “Galeria della Valiglia” de Venecia.

Sus viajes no le apartan nunca de Tánger. Su mundo sigue siendo el del Zoco Chico: el viejo aguador, el barrendero, el limpiabotas, el camarero…

Caricatura de Encarnación López, 'La Argentinita'

Su obra hasta fecha muy reciente en que ha empezado toda una interesantísima tendencia de tipo esotérico y telúrico, podemos clasificarla en tres series: la serie de tipos marroquíes, la serie de tipos del café o tipos del Zoco Chico y la serie de los rincones de Tánger. Esta última es poscubista. Las otras ligeramente expresionistas.

Antonio Fuentes ha dedicado su vida de artista, su vida de pintor, a Tánger.

Es el único gran pinto tangerino de nacimiento.

Y a Tánger sigue fiel en su casa-estudio del Zoco Chico. Allí, entre miles de extraños objetos, Antonio Fuentes nos recuerda el mundo de Ramón Gómez de la Serna.

Antonio Fuentes, el anacoreta, el solitario, alejado del mundanal ruido, es un gran pintor, al que un día habrá que hacerle justicia.

Para mí, como tangerino, es una inmensa alegría poder dedicarle estas líneas con motivo de la exposición que ahora se inaugura.

“España” diario de Tánger, 19 de diciembre de 1964.

af@antoniofuentes.org

XHTML 1.0 CSS 2.1 ·

Infomego